Universidad de La Frontera
Sede Pucón
Avenida Caupolicán 78
Pucón-Chile

Consultas
Fonos (56-45)2596200 - 2596630
E-mail: sedepucon@ufrontera.cl

Sitio diseñado por
Coordinación de Comunicaciones
Universidad de La Frontera

Correo
comunicaciones@ufro.cl

UFROUFRO estudiará la violencia de género desde una perspectiva territorial

Se trata de un proyecto Fondecyt de tres años de ejecución y que involucra al territorio denominado "Wenteche".

Bookmark and Share

Un nuevo estudio relacionado con la violencia contra la mujer llevará a cabo la académica del Departamento de Trabajo Social de la Universidad de La Frontera, Dra. Lucy Ketterer Romero, en el marco del proyecto Fondecyt “Violencia de género y sus representaciones sociales en el territorio Wenteche de la Región de La Araucanía”. El plazo de ejecución es de tres años y la inversión supera los 40 millones de pesos.

“En el contexto territorial y social en que vivimos, no es lo mismo cuando una mujer no mapuche vive la violencia que cuando la vive una mujer mapuche”, aclara la investigadora. Lo anterior está condicionado por una serie de particularidades culturales y territoriales poco conocidas y codificadas de manera distinta. Es el caso de esta investigación, que acotó el área de estudio a la zona conocida como “Wenteche”, que comprende las comunidades mapuche rurales de Lautaro, Vilcún y Padre Las Casas en la Región de La Araucanía.

El porqué de esta delimitación tiene que ver con la pertinencia local y cultural desde la que se aborda este tema y, así, contribuir a la superación de un problema de alta ocurrencia en los sectores rurales de esta región, tal como lo ha evidenciado el Observatorio de Equidad en Salud, según Género y Pueblo Mapuche, organización donde la investigadora participa desde su creación, monitoreando la violencia de este tipo.

ALTERNATIVAS

En el marco del proyecto, la Dra. Ketterer explica que su grupo de trabajo busca aportar a la superación de la forma en que actualmente se aborda esta problemática: se judicializa o medicaliza.

La primera se traduce en que la mujer que sufre de abusos es conminada a ir al juzgado para que arregle la situación a través de la mediación, en este caso de la justicia, para estipular sanciones o procesos respecto de la ocurrencia del hecho. La segunda opción es donde la mujer debe acudir a un programa de salud mental, donde es atendida por un psicólogo y un trabajador social, que buscan ayudar con la judicialización y el soporte emocional.

“Si bien estas alternativas son producto de años de esfuerzos por parte de las mujeres, no son suficientes o adecuadas. Judicialmente está la intervención de un tercero y la medicalización simbólicamente le dice a esa mujer maltratada que tiene un problema de salud mental. Creemos que estas formas no son pertinentes a la realidad social-rural de la región”, acota.

Según la investigadora, la violencia en parejas mapuche habitantes del mencionado territorio es un problema multidimensional, que resulta en paradojas e incertidumbres, tanto a nivel individual como comunitario, con efectos sociales, económicos, jurídicos, de salud y educativos, entre otros.

“No podemos olvidar que estamos en una región con distinciones muy marcadas, sobre todo si consideramos que vivimos en un territorio donde hay una interrelación entre una cultura dominante y una dominada; entre un pueblo originario que está buscando ser considerado y reconocido, lo que particulariza el fenómeno”, agrega.

Lucy KettererDados estos antecedentes, la académica busca proponer un nuevo modelo de abordaje del fenómeno, que se levante con las personas que viven el proceso y en un territorio donde este problema deje de ser “el de la señora a la cual el marido, pareja o pariente la violenta”. “Queremos que sea un tema tratado por la comunidad de base, donde se involucren todos los actores que allí confluyen y que se asuma este problema de una manera integral, sumando nuevas herramientas que sean adecuadas para la situación de cada mujer”.

CÓMO Y CUÁNDO

La investigación se sustenta epistemológicamente en el paradigma socio crítico, cuya finalidad es construir conocimiento con y para otros, partiendo de la acción-reflexión de quienes integran la comunidad. Metodológicamente, se utilizará la Investigación Acción Participativa (IAP), modelo que surge con vocación y compromiso explícito de intervenir de forma integral e integradora la realidad social.

“Esta forma de abordar el estudio de los problemas sociales posibilita, además de la construcción de conocimientos propios, generar herramientas críticas para apoyar la solución de los problemas, beneficiando en este caso tanto a las comunidades participantes como a los equipos profesionales que trabajan en torno al fenómeno en el territorio”, explica la investigadora.

Sus fases incluyen una caracterización y problematización colectiva, que se realizará con la participación activa de comunidades mapuche del territorio Wenteche de La Araucanía. Habrá un diagnóstico de campo para levantar datos relevantes para comprender las representaciones sociales que las personas que habitan el territorio tienen del fenómeno y de su magnitud.

Posteriormente, se realizará una devolución y priorización de la información recogida, de modo que los habitantes del territorio validen y contribuyan en la elaboración de una Programación de Acciones, lo que derivará en el diseño de una propuesta de intervención, donde participen los miembros de la comunidad.